miércoles, 24 de octubre de 2007

Crónicas desde Barcelona CUATRO


Por: Alejandro Aldana Sellschopp.

Los mariachis callaron. Al finalizar la jornada los amables organizadores nos invitaron a un tequila de bienvenida. Mi extrema timidez me obligó a despedirme (sin despedirme) y retirarme de Caixaforum; sin embargo Luz, mi compañera, que es una de las personas más sociables que he conocido en mi vida, casi me obligó a regresar, los argumentos eran sencillos y bien probados por la historia de los encuentros de escritores “lo mejor de los encuentros es en los pasillos, bares y fiestas”.
Sin poder decir más regresamos, subimos por una escalera eléctrica y la sorpresa fue encontrarnos con una multitud (contemplando que era cosa de escritores, aquellos treinta tipos parecían una verdadera horda), todos hablando y riendo al mismo tiempo, realmente el ruido que se producía era ensordecedor.
Una larga mesa invitaba a degustar tequila, sí tequila mexicano, habían muchos caballitos, más allá copas y vino blanco o tinto, algunos bocadillos, canapés, puf los canapés son omnipresentes en cualquier fiesta, de cualquier parte del mundo.
Quienes me conocen, saben que no soy afecto a emborracharme (no por cuestiones morales, sino de salud), sin embargo inmediatamente me serví un caballito de aquel tequila, y antes de tomármelo se me acercó un camarógrafo de la tv española, y al ver que era mexicano me pidió que hiciera “el rito del tequila”, así que en directo y para toda España, me acomode el sombrero, tome sal y la vacíe a un costado de la palma de mi mano, busque el limón pero algún despistado colocó naranjas, rodajas de naranja para acompañar el tequila, en fin, chupé la naranja súper dulce, lamí la sal y bebí el caballito de tequila de un trago, “está rico?” Me preguntó el reportero, “riquísimo”, dije mientras sonreía a la cámara, fingiendo una sonrisa colgate.
Entre quienes bebían tequila estaba Vila-Matas quien platicaba muy animado con un grupo de personas, por mi mente pasó hablar con él, por lo menos estrecharle la mano, pero de nuevo la timidez pudo más, ahora Luz que ha leído más a Matas, tampoco se animó. Vila-Matas nos miraba desde su seriedad, primero con cierta simpatía, a los quince minutos con incomodidad, se alejó un poco evitando a toda costa darnos la espalda, después como a la media hora, francamente nos veía con terror. No, jamás pensé en encajarle un puñal, depositar una bomba en su portafolios o gritar consignas en su contra, únicamente saludarlo.
En esas estaba cuando tras un arbolito de plástico me encontré con el buen Tryno Maldonado, “qué haces aquí”, le dije confundido, “espera, espera, sólo intento saludar a Vila-Matas, llevo como una hora tras él”. Es curioso, no entiendo como muchos odian a Tryno, quizá porque no lo conocen en persona, sinceramente es un buen tipo, sencillo (entendiendo que se trata de un joven escritor), muy amable, y compañero. Me llamó la atención que llevaba el porta folios que dimos en el Primer Encuentro de Jóvenes Escritores del Sur-sureste de México. Me comentó que lo había aprehendido la policía, y no creían que era escritor, que venía invitado a este encuentro. Creo que su mayor falta fue traer muy poco efectivo en los bolsillos.
Un chavo dicharachero, muy parecido a Pablo Milanés de joven, se acercó, era Julián Herbert, con cabello afro, a lo hongo, claro que no lo reconocí, cuando Tryno me lo presentó, solté la carcajada, y comenzamos a platicar, por supuesto inmediatamente le dí el recado de Pedro Faro, acordamos que iría a San Cristóbal de Las Casas, para presentar uno de sus libros y ya en Chiapas nos lanzaríamos a Yajalón, Julián muy amablemente me dijo que no había problema, que lo invitáramos a través del Sistema Nacional de Creadores, del cual forma parte, me comentó que su novia es de San Cristóbal, donde vive su suegra, así que aprovecharía el viaje. Posteriormente se sumó José Eugenio Sánchez, poeta quizá conocido por muchos de ustedes, alivianado, inteligente, tímido.
Mientras platicábamos, entre tequila y tequila, no nos dimos cuenta que íbamos avanzando entre el tumulto, al final teníamos atrapado en un semi-circulo a un aterradísimo Vila-Matas que sin decir palabra dejó caer su caballito vacío.

-Ese día la prensa de España decía:

Nuria Roca afirma que: “La fidelidad es algo antinatural y no favorece a las parejas”, la presentadora acaba de publicar su primer libro, “Sexualmente”, en el que habla de sus experiencias en materia de sexo. En entrevista se le preguntó: “¿Qué cosa hace usted para no perder la pasión con el padre de sus hijos?”, a lo que ella respondió: “Usar baños distintos. Así no cotidianizamos al vernos desnudos y cuando nos descubrimos nos da más emoción”.

2 comentarios:

:Bautista dijo...

A mí no me dieron portafolios

:Bautista dijo...

A mí no me dieron portafolios

:(

A mí no sé qué me dá escuchar de Tryno Maldonado. Es como empalagoso que salga su nombre en cada plática, en cada post, en cada escandalito. Tal vez los que tanto lo atacan deberían limitarse a cuestionar lo que escribe y a argumentar, si tanto les interesa, por qué les parece malo o pretencioso o aburrido, o qué sé yo. A mí la verdad me dá algo de flojera lo que he leído de él, pero supongo que es lo que se dice un buen muchacho. Digo, cómo puede estar equivocada la sacrosanta crítica mexicana al decirnos, pobres incultos, que estamos frente a "una de las voces más prometedoras del panorama literario mexicano". Aguas, que quedarse en promesa es un poco contraproducente.

Bueno, un saludo.

Por cierto, cuándo sale nuestro libro. No nos estamos haciendo ni más jovenes ni más bellos, precisamente.